El mindfulness entra en nuestras aulas de infantil como una práctica plena para conectar cuerpo, mente y emociones. 

En una sociedad como en la que nos encontramos actualmente, es necesario desconectar de ese modo “automático” por el que nos movemos diariamente.  Los niños y niñas también se ven afectados por el estrés diario y, por tanto, se hace necesario implantar un tipo de actividades en el aula para enseñarles a ser más conscientes: Conscientes de su respiración, de su entorno, de su cuerpo y de sus emociones.

Dentro del proyecto Hara, hemos realizado una sesión de yoga con Los Patitos (3 años).

La sesión ha incluido técnicas de conciencia corporal, relajación-respiración y trabajo emocional.

Para ello, nos hemos ayudado de la pizarra digital: Los patitos han realizado, por imitación, posturas de yoga fáciles: “saludo al sol”, ayudados por diferentes animales y adaptadas a la edad.

“Es muy bonito e importante que luego compartan lo que han sentido en cada sesión”. Aunque al principio no es fácil, rápidamente se van dando cuenta de la tranquilidad que sienten una vez terminado”